slideshow 1

Estimulación temprana y psicomotricidad educativa asistida con caballos: para niños de 2 a 6 años

Sin emoción no hay curiosidad, no hay atención, no hay aprendizaje, no hay memoria”. (Francisco Mora, investigador de neurociencia)

Psicomotricidad educativa

Hasta los siete primeros años de vida, la educación del niño es psicomotriz. Según la teoría de Jean Piaget  la inteligencia se construye a partir de la actividad motriz de los niños Es decir, el conocimiento y el aprendizaje se realizan a través de su acción y movimiento. Existe una enorme interacción entre los desarrollos motores, afectivos e intelectuales.

Nuestros programas están dirigidos a niños de edades comprendidas entre 2 y 6 años. El hecho de que el caballo sea su compañero de trabajo favorece la atención y concentración facilitando la creación de vínculos, aceptar y reconocer normas, expresión de las emociones, fortalecer la autoestima y la autonomía, mejora el movimiento y estimula la creatividad; en definitiva, le brinda herramientas para la solución de problemas. El caballo se convierte para el peque  en su amigo, compañero y guía y el niño, casi sin darse cuenta, aceptará el compromiso de trabajar con él.

Estimulación temprana

Integrar el caballo en las sesiones de trabajo logra mantener la atención del niño a través de la fascinación y la magia que produce el trato con este animal. De esta forma y casi sin enterarse trabajan conceptos relativos al espacio, habilidades motrices, relación con el entorno y con otro niños, etc.

Los programas son diseñados y realizados por un equipo interdisciplinar formado por: psicólogos, neuropsicologos, fisioterapeutas y profesionales del mundo del caballo y de la equitación en la que participan activamente los padres junto a sus hijos con la figura del caballo siempre presente.

Cómo se trabaja la estimulación temprana y psicomotricidad con los caballos

Nuestro objetivo se aleja de la idea de desarrollar niños precoces, ni adelantar su desarrollo natural sino ofrecer una serie de experiencias que le permitirá formar una base para futuros aprendizajes

Los programas están enfocados hacía cuatro áreas:

  • Área cognitiva: trabajar con los caballos van a permitir al niño comprender, reaccionar y adaptarse a diferentes situaciones, desarrollando su capacidad de razonar, poner atención, seguir instrucciones etc.
  • Área de habilidades motrices: los patrones motores se adquieren en los primeros años de vida y constituye la base de la motricidad en el ser humano proporcionándoles una serie de habilidades específicas que le permiten un correcto desarrollo y dominio motriz del medio. Cuando el niño trabaja subido en el caballo, recibe la transmisión de impulsos rítmicos que le obliga a un continuo ajuste postural para mantener el equilibrio.
  • Área de lenguaje: estimulamos las habilidades que permiten al niño comunicarse con su entorno aumentado la capacidad comprensiva, gestual y expresiva. Los caballos son animales con un fuerte instinto social y necesitan comunicarse en el trato con el hombre. Pero ha de ser mutuo; el niño tiene que aprender su lenguaje y hacerse entender para que puedan trabajar juntos.
  • Área socio- afectiva: el investigador de neurociencia Francisco Mora afirma que elemento esencial para el aprendizaje es la emoción. Los lazos emocionales que se crean entre los caballos y los niños son increíbles. Trabajar en un medio natural con un animal como es el caballo proporciona la emoción y el juego necesarios para avanzar en el aprendizaje de habilidades emocionales y de sociabilización. 

Theme by Danetsoft and Danang Probo Sayekti inspired by Maksimer